Andrés Lara, biólogo del Cetenma: “Life Celsius, rendimiento óptimo a menor coste”

La tecnología desarrollada por el proyecto Life Celsius permite rendimientos de eliminación de nitrógeno similares a los sistemas tradicionales, pero con costes “significativamente más bajos”.

Las ventajas del Celsius

Andrés Lara, responsable de Medio Ambiente del Centro Tecnológico de la Energía y el Medio Ambiente (Cetenma), ha explicado en una entrevista con Efeverde que el procedimiento habitual de eliminación de nitrógeno (nitrificación-desnitrificación) “funciona muy bien, con un nivel de eliminación muy alto, pero es un gran consumidor de oxígeno”.

Sin embargo, “tratamientos alternativos como Celsius llegan a los mismos requerimientos con costes en algunos casos y en condiciones específicas significativamente más bajos, ya que logran reducir un 60 por ciento el consumo energético”, ha relatado.

Planta piloto del proyecto Life Celsius. EFE/Alberto Jiménez

Pero además, “tiene la ventaja de generar menos lodos residuales”, ha continuado el biólogo, “aunque es más sensible a parámetros como la temperatura”.

Lara ha explicado que las aguas residuales urbanas llegan a una depuradora con dos contaminantes principales, la materia orgánica y los nutrientes (nitrógeno y fósforo), y la mayor parte de estas instalaciones eliminan unos y otros compuestos, aunque los costes se disparan en el segundo proceso.

El río Segura, a su paso por la localidad murciana de Archena. EFE/Marta Martínez

Los vertidos al medio

No obstante, si las aguas resultantes del proceso de depuración son vertidas al medio (un río, por ejemplo) “hay que eliminar todo lo posible para evitar problemas graves como la eutrofización y la hipoxia”, ha señalado.

Según Andrés Lara, “si en el medio natural las concentraciones de estos compuestos se elevan por encima de los propio nivel del ecosistema, hay unas especies ventajistas que lo aprovechan mejor que otras, se reproducen a mayor velocidad y pueden agotar el oxígeno para el resto”.

Por ello, “para que se conserve la biodiversidad y el buen estado ecológico de un río es necesario evitar que lleguen a través de los vertidos sustancias, agentes o compuestos que no formen parte del propio río”, ha explicado.

“Mientras que el agua que llega de la depuradora tenga la misma o mejor calidad, el ecosistema no se verá alterado”.

Detalle de la EDAR de Archena (Murcia)

Otros usos

Sin embargo, ha matizado el biólogo, “las aguas residuales que no sean óptimas para verter a un río sí pueden serlo para la agricultura”, ya que los fertilizantes están compuestos básicamente por nitrógeno y fósforo.

“La eliminación de nutrientes en una depuradora incrementa los costes y en algunos casos no interesa, por lo que esas aguas resultantes se pueden reutilizar en un regadío”, ha relatado; “es el concepto de economía circular, aprovechar nutrientes que se han generado en un entorno urbano y llevarlos a la agricultura”.

Porque, ha indicado Andrés Lara, “hay que distinguir si el agua va a un cauce, a regadío o a usos recreativos, pues en función de cada uso la legislación establece los niveles de calidad mínimos que debe tener el agua”.

El río Segura

Río Segura
El río Segura, a su paso por la localidad murciana de Archena. EFE/Marta Martínez

El responsable de Medio Ambiente del Cetenma ha asegurado que el río Segura “tiene unos parámetros y unos indicadores estupendos, comparándolo con lo que era hace 20 años, en que los vertidos urbanos no se depuraban e iban directamente al río”.

“Hoy prácticamente se elimina el cien por cien para verter al río o se someten a un tratamiento si van destinados a riego y la salud del Segura ha mejorado muchísimo en los últimos años”, ha insistido.

Te puede interesar

Calidad y ahorro, el tándem perfecto

8 febrero 2017.- La planta piloto instalada en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de …